Forteza11's Blog

septiembre 25, 2012

Demandas a las cartas

Filed under: Cuento — by forteza11 @ 4:33 pm

“Mis cartas no contestan ese tipo de peticiones”, dice
Pero yo quiero lo que quiero. Presiento que el mundo, como lo conocía, está desmantelándose y la cautela exige un norte, o quizá un sur.
“¿Un destino?”.
“Es mucho pedir”. Mueve las cartas con maestría. Las manos parecen de tahúr entrenado al máximo para engañar al mejor postor. La brida y la luz la ayudan y su vestido cerrado hasta el cuello.    “El destino no importa. Lo que importa son los apetitos. “¿Le interesan los apetitos?.
Miró por la ventana mientras pienso la respuesta. Huele a perdido, extraviado. Pese a las algarabías, dicharachos, chistes, grandilocuencias, lechón asado con congrí, lágrimas, olvidos, mentiras y verdades completas o inconclusas, con sexo incluido.
Le digo así mismo: “Huele a perdido”. Me parece que mueve más rápido las cartas y sé que busca una respuesta y no la encuentra. Hasta las pitonisas se desmantelan.    “Corta”, ordena. Después examina las barajas de lejos y de cerca. Son importantes los números, los corazones. “Primera vez que me hacen esto” se queja. “El destino es demasiado diverso para cada cual”.
“Yo necesito uno”, respondo
“Además, las cartas están locas”, dice exasperada. “Hablan incoherentes, desmedidas, sin guardar la cautela necesaria, el respeto, la consideración a las personas”. Pienso en el parque  solitario de anoche. Y en sus víctimas.
La observo con  piedad. “Carecen de sentido”, abrevia.     Me mira e intenta otro método. Cree que su mirada vence mis ojos y mi cerebro. Cree, como todos, que se trata de una guerra, de una victoria o de una derrota.
“Pero se desmantela todo”, digo mientras miro otra vez a la ventana. Afuera los mismos lemas de antaño, las mismas añoranzas. Afuera, rompiendo las reglas naturales, estoy yo también. Coño, me río en una esquina. “Me río en una esquina”, carajo. Me paseo dando órdenes, criterios punzantes, ideas sin lustre.
“Afuera está usted también” le digo a la cartomántica con rencor
Y sin dejar de mirarme a los ojos me dice.   “¿Y que esperabas del destino?

La fuga

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 4:27 pm

Eramos tan sinceros
como el sol del resplandor
o de algun astro
a miles de millones y millones
de años luz
abriendose paso en las tinieblas

Eramos tan reales
como el mar curtiendo costas
sellando corales para siempre
con corrientes eternas
absolutas
también en las noches

Tan claros
como el agua de manantiales
de montañas
serpeteando orgullosa
pasando por encima de piedras angulares
majestuosas e inmovíbles

Ciertos como la brisa
ardientes como el verano
radiantes
audaces
vertientes de bosques
que se extienden

Eramos tantos
como estrellas, granos de arena
en las playas
básicos, sinceros y felices
como manzanas.
Ya no
——-
2

Tu mundo de vinos rosados
el mío de viejos telones
tu mundo de rosas muy blancas
el mío de espinas dantescas
de cielos cerrados
——–
3
Maderas preciosas
no son mas refugios oníricos
De esta nevada de años
congela
La vida afuera, dentro
y solo entonces
cuando huyo
Te he pensado desnuda, sensual, sonriente
Cerca del calor de una lumbre
En mi lecho
Mientras esperas
——–
4
Si alguna vez te vas
Diciendo adiós
Sin hasta luego de esperanza
Y una informe imagen aislada
De ti
Queda en mis pupilas
Fragmentada
Si alguna vez te vas
Y un océano de la Nada amenaza
Con separarnos
En mi mano
Derecha
Estará la tuya
y me iré contigo.
——-
5
La fuga
Un sueño final de los delirios
sin pensar sobre vivir para siempre
bienvenida cuando ya me he despedido
preludio de desaparición
rictus apagado de la felicidad

abril 7, 2012

Bondades

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 10:13 pm

El Dios,
de estos tiempos raros
ha permitido un regreso
de lo hondo de la nada,
agujero negro benigno
verdugo de la luz, de la nostalgia

El Señor
ese ser   perdido
en años muy convulsos
tolera los retornos
en  la seca en los sembrados
de petunias y amapolas

El  Hombre de tantos apellidos
rompe un  universo de revoluciones
personales
Mueve sus brazos como aspas
aspira los árboles frondosos
y escupe huracanes

Pese a todo
aunque los muertos permanezcan
como tales por los siglos de los siglos
y los cuerpos y rostros
se pierdan en las ventiscas de las horas
si hay retorno,habrá misericordia

diciembre 5, 2011

MISIONES

Filed under: Cuento — by forteza11 @ 9:44 pm

   No hubo “felicidad por el deber cumplido”.

   A partir de ahora  solo un saludable andar solitario. Lo tomó como parte de un  nuevo orden de las cosas.  Estaba en la búsqueda de Nada. Y la encontró. La Nada estaba sentada en el muro del malecón cuando el pasó por la acera y le sonrió. Tenía una dentadura bonita. Una Nada casi perfecta y sensual.   “¿Vas a pescar un tiburón?”, dijo él y a ella le pareció atractivo con su cuerpo grande y sin curvas, sin mechones de cabellos moviéndose con el viento sobre la frente, y su vejez prematura.  

    Conversar sin ton ni son sentados ambos en el muro. La Nada era otra solitaria, pensó.  

   Contó lo que  no pudo aguantar por más tiempo. Lo narró, franco, en un afán de catarsis que no se fue con los años.    “Me estoy  marchando”   “Necesito un nuevo sentido”. Hizo  diana en ella quizá  por su sinceridad fragmentada, minúscula, y porque  estaba el caldo de cultivo.    “Vengo de regreso de todas las cosas”.  “He vendido revistas viejas, caramelos hechos en casa, y hasta trabajé de mandadero del Poder”.

   Meditó un momento:    “Pero estoy un poco más libre.”.   Después sabría que en realidad la Nada era una  mujer que lo había dejado al  disiparse los privilegios. Descubrió luces en la manera tórrida con la que movía las manos al hablar.  Manos blancas diseminando semillas, cayendo al mar.  Sintió, de golpe lástima que confundió con ternura.  Llenó entonces sus propios espacios.  Sin sorpresa supo que volvía a ser un buen amante, retador, constante, heroico.   La primera experiencia sexual que sostuvieron fue experimentada, rozando los bordes de los lamentos y quejidos de los deseos, expuestos desde alguna parte remota de los cuerpos.   Entonces fue la inercia. Fue como  si se incinerara en una llama demasiado fuerte. Al final llegó a la rutina.  Otra vez la rutina, esta vez tras un desvío enorme por la vida.

   Era una pareja demasiado frágil.   De alguna forma ella fue la misma todo el tiempo.

   No hubo “felicidad por el deber cumplido”.

MILAGROS

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 9:38 pm

1
Intento caminar sobre las aguas
el día en que amanezco solitario
y busco en las esquinas
el milagro
de luces y de cambios.

En calles fantasmales
reverentes
de risas de la carne
la magia de tu sexo
de rompientes

Pretendo dar visiones a los ciegos
hablándoles a espaldas de las cosas
benignas, lapidarias, agoreras
en gruesas bataholas
de la siega

Un coro de mis diablos que predica
con gestos de tus ojos,
Un diablo de mis ángeles presume
de fiestas
y grandeza

Reclamo exorcismos de la nada
Un beso de tu boca es lo que extraño
un mundo de penurias enlazadas,
discursos que no suenen a vacío
reptando

————————
2

Mientras llueve torbellinos
diluidos
y ese viento silba imágenes nocturnas
busco nidos
Documentos amarillos
y razones siempre pulcras
o crispadas
o dispersas

Para dudas de este invierno
que no viene.
seco fuentes cristalinas
de purezas
Mientras llueve como en Biblias
repitientes
y diciembre se resbala improcedente
con nobleza
————————–
3
Sé que busco un dardo libre que no existe
que se rompa contra hielos permanentes
en un trópico incendiado que me queme
despeñado por la historia y por la brisa.

¿Eres parte de retornos imposibles
de regresos de la vuelta sin salida,
o me esperas con puñales lacerantes
o me aguardas con las flores de tus bridas?
————————
4
Cada cual extienda velas a un destino
sincopadas notas breves de intenciones,
Ilusiones que desvíen los senderos,
manifiestos interiores.

Cada quien viva su vida como pueda
alejado de los puentes de esmeraldas
bien sentados en miserias infinitas
o acarreando suerte o no de la esperanza

Cada quien que mire luces del espejo
en los rasgos repitientes,
escapando de los pechos tan sedientos
tan cercanos y lejanos de la muerte.

Un pasillo de unicornios de diamantes
un extracto del sendero de los dioses,
y volvamos casi a punto para el parto
de los jueces.

octubre 9, 2011

¿Qué dicen los Bitles hoy?

Filed under: Cuento,Vivencias — by forteza11 @ 1:16 pm

La placa está rayada y sus chirridos se escuchan en medio de Help. De alguna manera se funden entre los ruidos del edificio.
Pero ¿Qué dicen?. La misma canción nunca dice lo mismo. Lo primero que entendí es que “help me if you can I feeling down” quiere decir “ayúdame que estoy jod….?, que “estoy caído”. La ropa de anoche. Siempre que me levanto está arriba de la silla. Que va, tengo que ponerme otra vez el pantalón azul con el pullover de papi. Todo está muy gastado, pero la ropa de la silla es la de las fiestas. Yo no sé de donde la gente saca esas camisas verdes de flores y los pantalones de patas de elefantes. Quizá es que sus padres son marinos mercantes.
¿Cuando se me acabó la ropa a mi, carajo? Cuando crecí a este tamañazo que dicen que tengo.
Yo me acuerdo de la camisita gris y blanca que me gustaba, y el pantalón mecánico. Los mocasines sí me acuerdo qué se hicieron porque me quedaron chiquitos hace tiempo.
La placa saltó. El método de pasarle un paño con agua helada funciona, pero por poco tiempo. Lo hago de todas maneras. Ya no graban las placas, así que habrá que tumbarle a Benito el nuevo disco. Se lo tengo que tumbar al menos un fin de semana. Cuando me prestó Mit de Bitles el todadisco de mierda este , “tocatranca” le dice Cheo, lo rayó. Pero quiero oír Revolver. Qué título mas raro. Y las canciones son más raras todavía. El submarino amarillo que le gusta a Benito parece una canción infantil. Pero a mí me gustó Taxman. La he oído nada más que dos veces, pero en el Jait Fidelity, y creo que estereo, de Benito suena tremendo. Con los bajos y las guitarras clarísimas y retumbantes.
¡Qué calor¡. Domingo y todo pero no puedo dormir mas. Así que voy a poner la placa por el otro lado, desayuno, y me voy para la playa. Allá debe estar la pandilla. Run for yuar laif. Dice Benito que quiere decir que un tipo celoso le advierte a su novia que la mata si está con otro. Yo la verdad que, la verdad verdad, es que cantan muy rápido para mi pobre inglés. “Tu hablas mal el español cómo vas a aprender el inglés”, me dijo la profesora en el pre. La profesora es una comemierda. Nos critica porque nos gustan los bitles y ella elogia “el american en Paris” y “biguin de biguin”, no sé qué quiere decir eso, pero las dos son americanas. Pero peor es el director Urbino que dice que lo único que le gusta y que vale la pena para “formarse” es “el danzón”. No chico, no. Los bitles son, que se yo, gigantescos. Y no desayuno tranquilo porque no se qué zapatos voy a ponerme para ir a la playa. No voy a usar los veinte y únicos que tengo. Mejor me pongo los tenis aunque tengan las suelas partidas. Por lo menos el que me ve de lejos los ve bien, blanquitos, porque abuela me los lavó ayer.
Los tenis entonces.
No me puedo perder la playa hoy, porque va Carmen. “Ay, pero ¿tu tienes los ojos verdes?”, dijo mirándome fijo cuando salió del aula.. Y yo nada mas contesté ¡sí¡. ¡Qué clase de comemierda tu eres. Con lo buena que está la jeba esa y no le dijiste mas nada¡. ¡Está metía contigo¡, me dijo Cheo, que siempre me está empujando. Pero ella no está metía conmigo. Ella está metía con Carlitos. La he visto hablando con él en la hora de la educación física.
Coño, qué idea tengo.
Voy a llevar para la sala el tocatranca, lo pongo al lado del teléfono, lo conecto (¿hay algún toma corriente?) y llamo a Carmen. Cuando salga al teléfono le pongo una canción de los Bitles. Ai nit yu, esa misma. Al fin encontré el número. Ahora es cuando tengo que hacerlo porque todo el mundo está durmiendo. Si se despierta el viejo, tengo un lío con él.
No le gustan los cambios.
Ya está, Marco. Cuantos timbres coño. Me salió la madre. Me hace el favor con Carmen. Un silencio. Espérate un momentico, dice. No se por qué se demora. Diga. Sí, es la voz de Carmen. Le pongo ai nit yu. La dejé correr hasta el final. ¿Qué cosa son los chirridos esos”, dice ella.
Yon Lenon y Pol McCartney, de los bitles, digo yo.

septiembre 18, 2011

Cazador

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 2:04 pm

Dame un momento
compensa nuestros pecados
si existe Dios
con la brisa de los inviernos
usados

Un segundo
para ver tu pelo
una vez más
batido por el mar
inclemente

En la espera
no claudiques por los años
marchitando
tus caricias y sentidos
en vano

Detente
y míranos desnudos
otra vez en el espejo
y notarás que todo es verdad
en nosotros

———-

Cazo aún
solitario
las cosas pérdidas

Tenso los músculos
y lanzo mi flecha
sin rumbo

Escucho
con rumor anhelante
en lo oscuro

La selva
no obedece
a mis pedidos

Los gritos
de la vida
son los mismos

Pero yo
busco en vano
lo mismo

————

Las décadas,
flor del bosque que no tengo
o se escapa
entre mis dedos
como agua joven
de fuente nueva,
son
a veces
deambular continuo
en fuga
perdido
por aquellos sitios
en los que
siempre moramos
vivos
muertos
nostálgicos
puros
felices
tristes
malvados
benévolos,
Sitios propios
pese
a los huracanes
y a nosotros mismos
————–

Quiero escalar
en estas noches de invierno falso
sobre nieves derretidas en tu vientre desnudo,
remontarme a tus axilas
en un lecho de estrellas
y rogar a tus dedos que me tomen en caricias
para, al fin , besarte
después de todos estos años.

————-

Si alguna vez te vas
Diciendo adiós
Sin hasta luego de esperanza
Y una informe imagen aislada
De ti
Queda en mis pupilas
Fragmentada
Si alguna vez te vas
Y un océano de la Nada amenaza
Con separarnos
En mi mano
Derecha
Estará la tuya
y me iré contigo.
—————

julio 15, 2011

Emociones

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 5:00 pm

Por fin salí de tus senos
Sediento de un mundo sin ti
planeta de gentes vacías
saliendo de sí

Los duendes morían en zarzas
crecidas en nuestro jardín
mil ojos estaban atentos
de tanto festín

La acera escurría sonidos
De pasos perdidos de abril
de botas y muchas banderas
en potro cerril

Gemían las locas sirenas
con marchas sinuosas sin fin
por mundos y vanos reclamos
por venir

Un día de grandes finales
de promesas sin pulir
un pobre y muy cruel desatino:
la forma inusual de morir
———–

2
Seré como un niño sediento
perdiendo cometas
por sobre las casas discretas
que reptan
por calles y viñas de antaño

Seré como tantos
secándome al sol de la aurora
corriendo hacia inviernos de espantos:
clausura de tiempos
con ángulos bravos y mansos

Haré con mis manos tus sombras
vagando
Cabré en un milenio, saldré por los años
besándote a tientas la sangre
en plácidos baños

Un beso de amor infinito
Un poco de muerte, de espanto.
————–

3
De todas las tardes
la nuestra es distante
echada entre lagos sedientos
y bosques de instantes

Sentada entre pétalos suaves
o espinas vibrantes
aguardas con ansias del río
las aguas de besos reptantes

De todos los días el nuestro
es tiempo de nadie
es vago paraje de mundos extraños
de espacios banales

De todas las noches del mundo
la nuestra expectante
trazada en senderos sinuosos,
palabras y sexo y verbos volantes

Y mientras tus ojos de agobio calcinan
pupilas lejanas de escasos instantes
minúsculos barcos varados
arriban a playas errantes

Mirada inconclusa
mutismo de antes
caricias de senos
de espera anhelante
——–

4
De acuerdo:
No estamos vagando entre fuentes
ni pesan las brisas del tiempo
ni reptan los besos vacíos

Accedo:
No hay góndolas gratas
en vanas Venecias sin vino
ni mármol errante cubierto de trigo

Acepto:
tu forma de amarme
sedienta de todo
en lechos de verbos y hastíos

Admito
tu orgasmo demente
en ciclos distantes
con otros peldaños sin brillo

Concedo
tu mundo sin trabas
en peñas de espasmos continuos
perdida en un bosque vibrante de olvido

No quiero
tus manos vacías
tus senos cubiertos de hojas
tu sexo carente del mío.

junio 25, 2011

CATADORES

Filed under: Poesía — by forteza11 @ 8:23 pm

Prueba de este pan de iglesia oscura
este pan que sabe a penas,
pruébalo en horarios de agonías
en presentes que no escapen
de la siega

Hecho de este trigo multiforme
que corrompe las ideas
en mil fugas de a diario
de las cosas y la hiedra
roja grana y encubierta

Prueba de la hostia macilenta
que decae en las entrañas
de los partos entre rejas
acosados, en cadenas
arrastrados por los lemas

Prueba de este pan de madrugada
rancio, seco, avinagrado
estampado en las banderas,
entre gritos y en emblemas:
Prueba
————–
Entra petunia de ojos muy claros
y gestos-cerezas
a bosques de alientos muy nuevos
de antaño
cerrados por gruesas cadenas.

Siente petunia de pétalos blancos
rosados y negros
la brisa del río que besa.
(Un mar decadente resbala
por crestas extremas).

Cuida petunia de olores tan tibios
tus flores isleñas
de tallos y orquídeas cortantes
eternas
regadas con lodos de lemas.

Ríe petunia dorada
petunia de espejo topacio
petunia de seda
llora en jardines latentes de lirios y fresa:
Y espera
—–
Lo peor de la muerte es la nostalgia
de los pasos de los niños
de los cuerpos sudorosos
retozando en amplias playas
de veranos, y de inviernos
congelados en la nada.

Son los besos en la mente
los abrazos,
esos rostros que nos dejan
y no vuelven
reptando en rincones muy ocultos
del espacio.

Lo peor del no retorno es la semilla
de los planes que no fueron
de edificios derrumbados con la vida
entre ruinas calcinadas
espantados de este viaje
a nuestro eterno.

De muerte en engranajes taciturnos
de parcas en ternuras del recuerdo
de oscuros con las luces del cariño
de manos desgastadas
frotando pieles tersas.

Adioses para siempre con temas entre risas,
escenas que regresan
en lumbres y cornisas,
palacio que se deja:
de olvido comenzando
——–
Suelo errar en las mañanas
por los vientos del sudeste,
y en las noches como ciego engalanado
entre brisas del nordeste:
erosiones de los tiempos taciturnos
ilusiones de lo inerte.

Suelo ver la misma muerte
como tiempo que me roba la alegría
y con aire de muchacho muy tranquilo
imagino tus caricias,
el frescor de tus palabras,
ilusión del mediodía.

Un saludo entre cristales y mentiras
un adiós en las tinieblas

Suelo oír entre obediencias los rumores
del eterno colectivo del ocaso,
dedo índice que apunta a cualquier parte
verborrea de fracasos
manoseadas día a día
entre ancianos cabizbajos.

Alegría entre lágrimas espesas
un retorno de los llantos.
——
Mi enigma como el tuyo
se aferra a tradiciones desoladas
y enciende en cualquier brisa
las sombras destronadas
de gigantes
que engranan mis querellas
y escapan entre lluvias de suspiros
de cepos y clavijas.

Tu enigma entre tristezas
pernocta descansando en tu belleza
se fuga en un instante
de lechos, vodeviles y sonrisas,
secretos paralelos
de labios similares y anhelantes
ahogados en la asfixia
de escenas inconstantes y perdidas.

Mi enigma como el tuyo
padece de los riesgos de la vida
promete por el sexo
y vive de ternuras y caricias:
mi enigma entre tinieblas
tu enigma tras cortinas
mi enigma entre tus besos
tu enigma entre las claves de mis días.

Secretos que se encuentran
se niegan,
se marginan
y se guían
cercenan las costumbres
se mecen sin mentiras
copulan entre lenguas
y mueren en orillas.

junio 18, 2011

Hemingway: Un viejo que tuvo un mar

Filed under: Vivencias — by forteza11 @ 3:58 pm

Erase una vez un hombre a un mar atado. Para ese famoso hombre, Ernest Hemingway, tal mar propio era el Caribe en el que se movió a sus anchas entre isletas e islas, la principal de ellas Cuba, en un yate llamado El Pilar, con un fiel escudero, el pescador cubano Gregorio Fuentes, quien falleció, ya nonagenario, en 2002.
Eso todo el mundo lo sabe. Caray, no se puede escribir algo original del novelista.
Por eso, para intentarlo, más de una vez seguí al fantasma de Hemingway en sus correrías. Nada fácil. La recomendación que me hice fue alejarme de los guías turísticos, y tratar de escuchar como fuera el susurro de su voz, que solo escuché en reportajes de televisión y conocer así, íntimos, ciertos detalles sobre el escritor. También explorar rincones suyos muy individuales , de este americano que llegó a Cuba por vez primera un día de junio 1928 y se fue, con ausencias y retornos intermedios, en 1961. Todo el mundo sabe en Cuba, y quizá en el mundo, que Hemingway solía tomar su “Daiquirí”, un cóctel que se prepara con una medida de ron, una cucharada de azúcar, el zumo de ½ lima, hielo picado y se bebe en copa de champan, en el bar Floridita, en pleno centro de La Habana, donde hay una estatua suya, sentada en la barra, que parece compartir un trago con usted. Y en el restaurante “Bodeguita del Medio, el “Mojito”, coctel nacional servido con dos 2 cubitos de hielo en un vaso alto con el jugo de medio limón verde, media cucharada de azúcar, 2 gotas de angostura, 1 medida de ron blanco, agua mineral con gas y hojas de menta.
Recurrí a otro nonagenario, habanero y descendiente de una familia de las islas Baleares. Me dijo que vio a Hemingway muchas veces entrando al bar Floridita de La Habana… acompañado de verdaderas bellezas femeninas, la más rutilante de todas Ava Gadner. La diosa de Hollywood en los años 40 quien protagonizó tres filmes basados en novelas de Henmingway; Fiesta, en 1957), Las nieves del Kilimanjaro (1952, Henry King) y Forajidos (“The killers”, 1946, Robert Siodmak). Fueron Ava y Hemingway buenos amigos. Mi entrevistado que hace más de 70 años era un jovenzuelo que se dedicaba a acomodar coches en los alrededores de hoteles, bares y restaurantes de la Habana Vieja, la parte colonial de la ciudad, afirma haberlo visto también rodeado de artistas ambulantes, conversando animadamente con amigos portuarios en la Bodeguita a dos pasos de la Plaza de la Catedral. Mencionó entre la gente famosa a Errol Flynn entre ellos. En el Hotel Ambos Mundos, donde se hospedó Hemingway desde las primeras veces que visitó la capital cubana, entre 1928 y 1932, la habitación número 511, que reservó siempre, está como estaba en aquella época. Afirma que el autor de Por quién Doblan las Campanas le dio una vez una “buena propina” y le comentó que el mar de la Bahía avistado desde esa habitación estaba aquel día “revuelto”. El hotel es aún elegante. Fue construido en 1923, bajo un estilo ecléctico que intentó adaptarlo a la vida moderna de entonces. Muchos de sus atractivos pasaron indemnes la prueba del tiempo. Visité su lobby al atardecer y me envolvieron las notas de un piano con canciones algo nostálgicas. Tomé un Daiquirí y subí por un elevador antiguo a la habitación 511. Allí estaba una antigua edición de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha que perteneció al escritor, junto a una pieza fundamental, su máquina de escribir Remington, en la cual comenzó Por Quién Doblan las Campanas. “Si uno duerme con los pies dirigidos al levante, aún cuando es contrario al dogma de ciertas religiones, el sol entrará por la ventana abierta, le da en la cara y lo despierta, independientemente de dónde haya estado durante la noche; si no le apetece levantarse, se puede mudar de posición en la cama o volverse a un lado, aunque servirá de poco, porque el sol va calentando cada vez más. La única solución es levantarse y cerrar la persiana”, describió el mismo Ernest el ambiente en la 511. El premio Nóbel de Literatura de 1954 por su novela El Viejo y la Mar, escrita en Cuba, nunca dejó de hospedarse ocasionalmente en el Ambos Mundos, En 1939 compró la Finca Vigía, en las afueras de la ciudad, y se fue a vivir en ella con su esposa Marta Gellhorn. “A muchos escritores que tienen varias casas en distintos lugares del mundo les suelen preguntar cuáles consideran como su residencia principal, y casi todos contestan que es aquella donde tienen sus libros. En Finca Vigía, Hemingway tenía 9000 y además 4 perros y 57 gatos”, comentó una vez Gabriel García Márquez. Es fácil llegar desde cualquier hotel de La Habana hasta finca Vigía, museo que abre a las 0900 am y cierra a las 1600 cada día. Son apenas 20 minutos en taxi por muy poco dinero. Lo que prefirió de Cuba Hemingway siempre fue el mar. Alguien dijo que Hemingway parecía un dios del océano.”El mar es dulce y hermoso, pero puede ser cruel”, escribió. El mar le era más dulce que cruel. Prefería para desembarcar isletas frente a la costa norte del occidente cubano llamadas Cayo Paraíso, Cayo Jutía o Cayo Levisa. Este último está situado sobre la costa norte de la provincia de Pinar del Río, la más occidental de Cuba, y a solo 2 km de tierra firme. Tiene un área de 2.5 km² ocupada en gran parte por una magnífica playa con una longitud de 2500 metros y con la magia de su relativo aislamiento. A Cayo Levisa se llega en una embarcación desde Palma Rubia (municipio de La Palma), en un viaje de 20 minutos. . El buceo es la especialidad. El mar es caliente. Cayo Levisa está a unos 150 km al oeste de la ciudad de La Habana. Hemingway fue un verdadero Señor de esos mares calientes. En aguas cubanas participó en torneos de pesca anuales que él mismo fundó . En cierto restaurante en Cojímar , muy cerca de La Habana “Ernesto” tiene una mesa permanentemente reservada, o ante su estatua en un punto de la costa de esa villa, el mar y su olor a salitre parecen hablar, más que de su vida, de sus secretos. Una frase en esa obra parece revelar uno de ellos: “El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero no derrotado”.
Pero eso también lo sabe todo el mundo. Definitivamente los fantasmas son los únicos sinceros cuando de gente famosa se trata. Pero imposible escucharlos bien.

Página siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.